Skip to main content

El Pirata hoy en RockFM


Pirata nos habla del rockero que encontró su vocación durante un rodaje
Cuando llevas 50 años de carrera radiofónica a tus espaldas como le ocurre a Pirata, hay pocas cosas que te sorprendan y pocos secretos que te queden por descubrir; pero lo bueno es que el mundo del rock nunca cesa de generar historias alucinantes. Por eso hoy nos ha hablado de Elvis… y de Tom Petty. Pero para hallar una conexión entre estas dos leyendas debemos remontarnos a la infancia de este último. Cuando el pequeño Petty era simplemente Tommy acudió al rodaje de una película gracias a su tío, que trabajaba en la industria del cine y pudo colarle para que viese cómo era el negocio desde dentro. Pero no era una película cualquiera, era una protagonizada por el mismísimo Elvis Presley. Así que cuando el pequeño Tom llegó allí, pudo presenciar al rey del rock emerger desde el interior de un suntuoso Cadillac blanco. El tío de Petty se apresuró a intentar presentarles y dijo “hola, Elvis, este es mi sobrino”. Elvis sonrió al pequeño y se dirigió de vuelta hacia el interior de su roulot. Según cuenta la leyenda, desde ese momento Petty ya no fue capaz de pensar en otra cosa que no fuera en este momento y en la música rock. Desde ese instante su destino estuvo sellado y dio pie a una carrera musical que se extendió durante cuarenta años hasta que falleció de forma inesperada en 2017. Entre sus principales himnos podemos recordar el “Free fallin’”, cuya letra comienza diciendo “She’s a good girl, loves her mama. Loves Jesus and America too. She’s a good girl, crazy about Elvis”; que se podría traducir como “es una buena chica, quiere a su madre. Quiere a Jesús y a Ámérica también. Es una buena chica, está loca por Elvis”. Es decir, en su principal éxito comienza hablando de Elvis, algo para sacar conclusiones. Juan Pablo Ordúñez “El Pirata” es un auténtico icono de la radio y el periodismo musical en España que lleva en activo desde 1971. Ha entrevistado a las leyendas más importantes de la historia del Rock, entre otros; AC/DC, Metallica, Scorpions, KISS, Ringo Star, Slash, Lemmy, Iron Maiden, Bon Jovi y un larguísimo etcétera.Tras muchas aventuras previas, en 2012 arrancó en RockFM con El Pirata y su Banda, desde donde despierta al país con los mejores clásicos del Rock y grandes dosis de humor y diversión.Cada día le acompañan:José Sayago: a diferencia de otras parejas profesionales impostadas, Sayago es un amigo real de El Pirata desde hace más de 25 años, algo que se traduce en una enorme complicidad en antena. Según palabras del propio Pirata “Nunca se morirá de hambre ya que vale para todo”. De hecho, es quien, además de copresentar el show, adivina el modelo de los coches tan solo escuchando el sonido de sus bocinas cuando se transforma en “El loco del Claxon” o da valiosos consejos para la vida con su “Filosofía de bolsillo”.Raquel Piqueras: productora y mano derecha del Pirata. Tiene un don para detectar de dónde saldrá el próximo viral o meme del que todo el mundo hablará. Rockera de nacimiento, siempre está pendiente de la actualidad del Rock; las redes no tienen secretos para Raquel y el término “multitarea” lo inventó ella.Álex Clavero “El Francotirarock”: reputado guionista, monologuista y en ocasiones actor. Tiene la habilidad de ver “más allá” de las cosas y luego condensarlo en dos o tres minutos de absoluta magia. Cualquier persona, noticia, costumbre, animal o cosa que se le pongan a tiro pueden ser presas de su objetivo. Cuidadín.Javier Burguera: productor ejecutivo y mano izquierda del Pirata. Siempre le verás con papeles, mancuernas o con un látigo. Nunca se sabe. Apodado ‘el musculitos’ por El Pirata, es el encargado de poner orden en esta locura. También es el asistente personal del Pirata en temas tecnológicos e informáticos. Si no levanta la mano, nadie da un paso en el programa.Pablo Díaz-Torres y Fernando Villena: son guionistas andaluces. Uno millennial, el otro vegetariano. Pablo es cómico. Fernando lo fue. La misión de ambos es ayudar a que la Banda sea aún más graciosa si cabe y convencer al Pirata para que deje de mandar memes por SMS.

Álex Clavero critica con humor la insólita estafa de un zoológico chino
Álex Clavero no ha querido dejar pasar el insólito incidente en un zoológico chino, donde los visitantes fueron timados al exhibirse perros disfrazados de osos panda. «¡Un zoológico chino timaba al público disfrazando perros de osos panda!» exclamó Clavero, destacando lo absurdo y cómico de la situación. La noticia, que ha generado gran controversia, ha sido titulada por Clavero como “Whinnie de Pluf”.Clavero argumenta que esta situación desmerece la esencia misma de un zoológico: «Vamos a ver, lo primero, no se le puede llamar Zoológico, porque disfrazar perros de oso puede ser Zoo, pero no es lógico… Es un vergon-zoo-oso!!». Este juego de palabras no solo resalta la incongruencia de la situación, sino que también enfatiza el engaño hacia los visitantes.El enojo del público se ha centrado en el precio de las entradas, unos 7 euros, aunque Clavero lo compara con una experiencia personal más costosa pero igualmente engañosa: «Y la gente ha puesto el grito en el cielo porque han pagado 7 euros…¡¡75 pagué yo por ver el musical del Rey León y los leones eran señores disfrazados!! Que yo miraba al león y pensaba ‘¡si este el rey cómo será el Froilán!’ Un mandril de metro y medio diciendo ATUPENIA!».El humorista pucelano también aborda la cuestión del cartel publicitario del zoológico, que inducía a error al público: «El problema es que en el cartel ponía Osos Panda, por eso es un timo…tenían que haber puesto ‘tributo a osos panda’ y lo revienta. Yo lo habría llamado: ‘Full& Bear’, que toques al oso y digas, coño, 100% algodón!».La estafa del zoológico ha sido comparada por Clavero con un anuncio engañoso de productos lácteos: «Vaya estafa, parece un anuncio de PetitSuise… porque a mí me daban dog! No te pongas furioso que uno de estos yo oso». En un intento de justificar sus acciones, un portavoz del zoológico hizo declaraciones que Clavero considera ridículas: «Un portavoz del zoológico intentó defender la exhibición de los ‘perros-panda’ indicando: ‘Las personas también se tiñen el pelo. No hay osos panda en el zoológico y por eso queríamos hacer esto’». Clavero responde con sarcasmo, imaginando al portavoz disfrazando animales en situaciones domésticas: «Llamarme loco, pero estoy seguro que alguien que hecho estas declaraciones no es la primera vez que ha disfrazado animales… ¡¡Este vas a su casa y tiene al gato con bigote pasando la aspiradora haciendo de Freddy Mercury!!! Este ha engordado al Dálmata hasta que pareciese una vaca…¡O ha cogido un caballo negro y le ha pintado unas rayas blancas para que pareciese el Cigala!!¡Lo saben los chinos del zoo!!».Aunque la situación pueda parecer cómica, Clavero no ignora el sufrimiento de los animales: «A ver, lo peor es que haya hecho sufrir a los perros, eso es intolerable». Sin embargo, minimiza el impacto emocional en los visitantes, considerando su propia experiencia con espectáculos fraudulentos: «En cuanto al público, a mí que no me vengan con que les ha traumatizado que los osos pandas fuesen perros disfrazados, que yo pagué 90 euros para ver a AC/DC y el cantante era ¡¡Axel Rose!! Yo sé lo que es que me cambien un perro por un oso!!! ¡¡Y ni siquiera tuvieron la decencia de llamarlo Axel DC!!».SOBRE GANA ENERGÍAEn un mercado energético saturado de ofertas complicadas y promociones con fecha de caducidad, Gana Energía surge para hacer las cosas más sencillas a los consumidores españoles. Con su “Ahorro sin líos”, esta compañía de luz y gas está transformando la manera de vender –y entender– la energía en España.Gana Energía ofrece tarifas de luz y gas a precios ajustados, sin letras pequeñas, servicios de mantenimiento o costes extra en las facturas. Sus clientes ganan en ahorro porque pagan únicamente por lo que consumen. Sin más.Una sencillez que se traslada también en sus gestiones y servicio de Atención al Cliente: desde su app o a través del teléfono, donde el cliente siempre encuentra un asesor energético dispuesto a ayudarle. Y evitan las largas esperas y papeleos que suelen asociarse con las compañías de siempre. Si te han hecho creer que “lo del rollo de la luz” es muy complicado, el ahorro sin líos de Gana Energía es para ti. Tan sin líos como recibir tu factura de luz y entenderla. O que no te suban precio al renovar contrato. O no tener que perder una mañana al teléfono para que te atiendan. O como encender la radio y que esté sonando tu canción favorita.GANA ENERGÍA. El ahorro sin líos. Luz y gas a un precio ajustado, te trae EL FRANCOTIRAROCK.

Álex Clavero nos guía a través de la jungla de columpios y travesuras infantiles
Llevar a los niños al parque puede parecer una tarea sencilla, pero según Álex Clavero, esta experiencia está llena de desafíos y situaciones inesperadas. Clavero pinta un cuadro hilarante y crítico de lo que significa llevar a un niño a los columpios. Para muchos padres es un relato que puede resonar con su realidad cotidiaana. A través de su sección, Clavero destaca la frustración de los padres y la energía inagotable de los niños, creando un escenario que combina humor y verdad.Al llegar al parque, los niños parecen desatarse, literalmente. Clavero describe cómo los padres llevan a sus hijos «atado como un perro de caza hasta el parque», y una vez allí, los niños se transforman en pequeñas bolas de energía descontrolada. «A los diez minutos se ha subido en todos columpios. Y se aburre. Y ¿cómo te lo demuestra? Pues metiendo de hostias a Alfonsito. El hijo de tu vecina». Este comportamiento, aunque exagerado para el efecto cómico, refleja una verdad: los niños necesitan constante estimulación, y cuando se aburren, su comportamiento puede volverse impredecible y problemático.El conflicto entre niños en el parque no es raro, y Clavero lo ilustra con una serie de travesuras que involucran al infeliz Alfonsito. «Le da cabezazos a Alfonsito, le mete el dedo en el ojo a Alfonsito, le enseña el pito a Alfonsito y al final acaba levantándole la falda a la madre de Alfonsito… Y diciéndole señora: ¡Se le han metido las bragas por el culete!». Estas anécdotas, aunque absurdas, resaltan las peleas infantiles y los momentos incómodos que los padres deben manejar. Las discusiones entre los padres en el parque también son un punto focal en el monólogo de Clavero. Recuerda haber oído a una madre quejándose: «Que su hijo le ha sacado la lengua al mío. –Ya, pero eso son cosas de niños. –Sí, ya, cosas de niños pero se la ha arrancado». Aquí nuestro genio de las risas está subrayando la tensión y las confrontaciones que pueden surgir por los comportamientos infantiles. Los padres a menudo se encuentran en situaciones donde deben defender a sus hijos o disculparse por ellos, y estas interacciones pueden escalar rápidamente.Clavero también se burla de la cantidad de cosas que los padres llevan al parque para mantener entretenidos a sus hijos. «Es normal que se aburra porque tú solo le has llevado al parque… ¡una docena de juguetes! Y la dentadura postiza del abuelo porque le hace mucha gracia al crío… ¡Hijo diviértete que ha estado tu abuelo toda la tarde cascando pipas con la frente, diviértete!». Esto resalta el esfuerzo que los padres ponen para asegurar que sus hijos no se aburran, aunque a veces estos esfuerzos pueden parecer ridículos.El humorista también reflexiona sobre cómo han cambiado los columpios a lo largo de los años. «Antes nos divertíamos y eso que los columpios tampoco… Estaba el tobogán, que había sitios donde lo llamaban resbalina… Término erróneo porque a veces te tirabas y de la mierda que tenía no resbalinaba nada… Te tirabas (gggg ruido) y te quedabas pegao… Lo tenían que haber llamado velcro!». Los cambios en los columpios también incluyen variaciones en el diseño y la seguridad. Clavero recuerda el clásico columpio de madera, que «se llevaron por delante más dientes que la heroína» y el peligroso neumático: «Que cogían una velocidad que te cagabas… Era montarte en un neumático y te ibas a casa con un derrape!!». Estos recuerdos muestran cómo, a pesar de los riesgos, estos columpios proporcionaban una diversión sin igual.Finalmente, Clavero menciona los modernos arneses en los columpios, diseñados para la seguridad de los niños. «Y ahora han puesto unos arneses que metes al niño y te puedes ir para casa a hacer las lentejas y volver a los tres días que ahí sigue el niño… Es para que no se caiga, ¡es para que no te lo roben!».